La reconstrucción tras el cáncer de mama

La reconstrucción de mama tras sufrir un cáncer es un procedimiento actual dentro de la cirugía plástica de los más seguros y más gratificantes para la mujer.

Se han desarrollado nuevas técnicas que hacen posible la creación de una mama muy similar en la forma, textura y característica de la mama no operada.

Su finalidad es recrear un pecho que se vea natural, incluyendo la areola y el pezón. Se elimina además con ello la necesidad de tener que hacer uso de rellenos externos y se posibilita poder hacer uso de prendas de vestir que no son posible sin una reconstrucción, como bañadores, vestidos escotados, etc.

Con esta operación se rellena el hueco la deformidad que puede quedar en el tórax después de la mastectomía, restaurando así la imagen corporal y mejorando la calidad de vida del paciente. Es un tratamiento definitivo y permite a la paciente hacer una vida totalmente normal.

Desde un punto de vista médico, casi todas las mujeres a las que se les ha realizado una mastectomía son buenas candidatas a una reconstrucción de mama. Las candidatas óptimas son aquellas a las que se les ha eliminado todo el tumor.

Hay veces que la mama puede reconstruirse después de la intervención en la que se ha extirpado el pecho de la paciente, lo que evitará que se vea amputada.

En otros casos, la reconstrucción puede o debe posponerse. A veces sucede que la paciente no se ha sentido cómoda hablando de reconstruir su pecho durante el tratamiento del cáncer o simplemente sucede cuando el uso de las técnicas de reconstrucción son más complejas y se aconseja retrasar la intervención.

También es aconsejable retrasar la reconstrucción de mama si la persona sufre obesidad o hipertensión.

¿Cuales son los riesgos de una reconstrucción mamaria? Suelen ser los propios de cualquier cirugía. Hematomas, cicatrices patológicas, problemas anestésicos, que aunque suelen ser pocos no hay que descartar y hay que tener mínimamente en cuenta. Cabe destacar que las mujeres fumadoras pueden sufrir problemas de cicatrización y tener un proceso de recuperación más prolongado.

El problema más común que puede haber con los implantes es la llamada contractura capsular, que sucede cuando el organismo forma una cápsula cicatrizal interna alrededor del implante que puede hacer que la mama reconstruida tenga una consistencia más dura de lo normal. Esto no es más que una respuesta del organismo a un cuerpo que no reconoce como propio.

Cuando una mujer es diagnosticada de cáncer de mama, debe informarse sobre las posibilidades de reconstrucción. Es el cirujano el que realizará la mastectomía y el oncólogo y el cirujano plástico se coordinarán.

El cirujano plástico evaluará el estado general de la paciente e informará de las opciones más apropiadas dependiendo de la edad, estado de salud, características físicas y anatómicas y expectativas de futuro de la paciente.

© Clínica Élite Palma